viernes, 12 de septiembre de 2014

Podcast TOM 13: Carisma


Nuestros nombres son Carolina Stegmayer (32) e Ismael Pinkler (31). Juntos somos Carisma. Somos novios, vivimos juntos y es en nuestra casa donde empezamos a hacer música juntos. Carolina es actriz, guionista y antes de que empezáramos a poner música juntos, tocaba como Dj bajo el alias Dj Cheta. Ismael es músico y productor. Trabaja en colaboración con otros artistas mezclando y produciendo discos, haciendo música para películas y otras combinaciones entre música, sonido y artes visuales.




Tengo que confesar que cuando recibí la promo de "Directamente", primer EP de Carisma en la escudería Cómeme, tuve que conectar los altavoces del equipo, señal inequívoca de que el primer corte, el del portátil, pasó la prueba con facilidad. Su música sonaba crujiente, profunda, llena de matices y desbordante en energía. Se trata de cuatro canciones, seis en su versión digital, que remiten a las raíces del house y el techno, como "Directamente", revisión de los parámetros sónicos de Joey Beltram o Green Velvet bajo las burbujas incesantes del acid, "Córdoba" con su toque Djax Up circa 1993, o "Que linda tu pradera" una revisión en clave percutiva de los LFO de "Frequencies" bañada en misteriosos mantras analógicos. Cazo al dúo en su paso por la sala Moog de Barcelona la tarde previa a su concierto junto al chileno Alejandro Paz y les mando un cuestionario.

¿Cómo y por qué empezáis con Carisma?
Hace unos 4 años nos fuimos a vivir juntos, siempre habíamos compartido amor por la música, escuchar, investigar y bailar. Desde ese momento se generó un espacio un nuevo para componer juntos y una vez que tuvimos nuestros primeros tracks listos para el dance floor decidimos fusionar nuestros proyectos y compartir también la cabina.

¿En qué os inspiráis?
La música y todo lo que compartimos juntos. Una mirada crítica y divertida sobre la vida cotidiana. La comida rica, el cine, la literatura, el barrio de San Cristóbal y nuestros amigos con quienes podemos pasar miles de horas hablando de música, escenas y proyectos.

¿Cómo entráis en contacto con la familia Cómeme?
Conocemos a muchos de la crew Cómeme desde hace muchísimo tiempo, incluso desde antes que el sello existiera. Matias Aguayo vivió en Buenos Aires y lo escuchamos poner música cuando éramos muy chicos, las primeras veces que tocó como dj cuando vino a la Argentina con su grupo Closer Musik. Antes de editar nuestra música en el sello, Ismael mezcló el álbum “Super Vato” de Rebolledo y el EP “Sacándose uno” de Diegors.

¿Cómo descubrís la música house?
Ambos empezamos a ir a bailar a clubs clásicos de Buenos Aires cuando éramos chicos. En ese momento no había ningún tipo de control y podías ir a un club con 15 años. En ese entonces, a finales de los 90s el sonido Strictly Rhythm estaba muy presente aunque nosotros lo escuchábamos sin tener nociones de género o etiquetas musicales específicas. Hacia el año 2000, Carolina viajó a Europa y fue a bailar al Moog de Barcelona, justo el punto de partida de nuestra gira. Tiempo después conocimos el house de Chicago, nos gustó mucho y si bien no hacemos guiños directos desde la música que producimos, en nuestros sets como djs suenan clásicos del house de distintas épocas. Antes de conocer el house clásico, estuvimos más en contacto con el sonido de Kompakt y otros sellos de techno alemán que por esa época estaba vinculados con músicos de Buenos Aires. Una de sus primeras ediciones de Traum por ejemplo, fue Elektroniscke Muzik Aus Buenos Aires. Entramos a la música electrónica por una puerta más experimental que estrictamente dance, siempre nos encantó bailar música súper abstracta.



Decirme cómo describirías la música de Carisma.
Física, sentimental y bailable. Es música para la pista, la creamos para hacer nuestros sets especiales como djs. Nos gusta pensar que dejamos espacios en blanco para que el cuerpo los complete. Nos atraviesan todo tipo de influencias y escuchamos música todo el tiempo que no necesariamente es electrónica o actual. Nos parece interesante la reseña que hizo la disquería Amoeba sobre nuestro EP en la que dicen que cuando empieza el track “Que linda tu pradera”, se notan claras influencias de post punk pero que en la medida en que la música avanza es difícil definir de qué escuela proviene.

Tuve la suerte de compartir algún tiempo con Ana Helder mientras estuve en la Red Bull Music Academy en Madrid y me contó cuatro cosas, pero me gustaría que me explicarais más. ¿Qué me puedes decir de la escena de baile de Buenos Aires?
Actualmente en Buenos Aires hay muchas escenas relacionadas entre sí y muchos djs y productores se están ocupando de hacer fiestas en las que sus sonidos preferidos sean protagonistas. Esto es muy positivo y el público está súper abierto. También están pasando cosas en otras provincias como Córdoba por ejemplo donde hay muchos artistas y lugares donde ir a bailar buena música.

Vuestra música está inspirada en los sonidos más retro del house y el techno. ¿Estás de acuerdo?
Nos cuesta definirlo pero esos sonidos son de los que mas nos gustan dentro de la música electrónica bailable. Por su simpleza y energía en primer lugar pero no sentimos que nuestro rol sea rendirles tributo sino continuar con nuestro propio estilo. Larry Heard, Wolfgang Voigt o Green Velvet pensaron su música para vivirla en el presente y es esa esencia la que nos inspira.

Decidme vuestros 5 discos favoritos.
Gustavo Cerati – Amor Amarillo
Fleetwood Mac - Rumors
Gustavo Lamas – Sacachispas
Love Inc – Life is a Gas
Womack & Womack – Love Wars

Este será vuestro primer tour por Europa. ¿Cuáles son las expectativas?
¡Que nos escuchen y nos bailen! Estamos tocando mucho en Argentina y Chile y queremos mostrar nuestro sonido también de este lado del mundo. Dentro de unos días en Londres, Erol Alkan va a grabar en vivo en Fabric su Fabric Live Mix que incluye uno de nuestros tracks, “Talento Matemático”. Tenemos fechas en Oslo, Tromso, Estocolmo, Paris, Londres, Barcelona, Colonia, Dusseldorf y Berlin. ¡Estamos muy contentos con la gira y tenemos muchas ganas de tocar para un público nuevo!



Tracklist / Download
Black Merlin - New World Fantasy
Ra X - The Opium Den (Part II)
Carisma - Dragones
Rumanians - Transilvania (Unreleased)
Gesloten Cirkel - Feat Liette
Carisma - Filoso y Crujiente (Unreleased)
Djs Pareja - Si Señor
Rous - A Bailar (Carisma Remix)
Johnny Fiasco - Conduction
Mezcla - Expedición (Unreleased)
Carisma - Directamente
Uncle O - Jupiter Menace
Zombies in Miami - Interlude
LNR - Beats to the Bone
Diosque - Terriers
Thomas Bangalter - Club Soda

viernes, 5 de septiembre de 2014

The Story of Tresor


Estamos en abril de 2005. Se trata de la última noche de Tresor en su histórico emplazamiento en Leipziger Straße (Mitte). El club lleva todo el mes abierto para despedirse de sus regulares. El cámara pilla a Richie Hawtin tirando fotos en la enorme cola que se ha formado en los accesos. De repente el periodista se acerca a un joven de nacionalidad alemana, que levanta su camiseta y enseña con orgullo un tatuaje en su hombro izquierdo. En el se ve el logo de Tresor: "me lo hice dos años atrás tras la muerte de mi padre. Me transporta a una parte muy importante de mi vida. Apela a mi juventud. Esta noche le diré adiós a Tresor quedándome hasta el final. Cuando el club cierre será el fin de mi juventud." True Spirit.





martes, 2 de septiembre de 2014

Del bakalao al techno y del techno al schranz: el viaje de ida y vuelta de Florida 135


Hace unas semanas colgué por aquí el flyer del primer Festival de Monegros, al que tuve el placer de asistir. Escribiendo ese texto refresqué muchas de las historias que durante unos años viví dentro del club oscense, un espacio tan importante en mi educación musical como las revistas, las audiciones de discos de mi padre, los programas de radio y las visitas a las tiendas de discos. Sin más pretensión que la de mostrar una de las muchas diapositivas de una época que disfruté en primera persona, decidí escribir este post. Algunos datos han quedado ahogados por el paso del tiempo y seguramente no sea justo con alguna de mis afirmaciones. Esto es lo que ha salido.

Situada al sur de la provincia de Huesca, Fraga es una ciudad que vive casi en su totalidad de la agricultura, principalmente cultivos de manzana, melocotón y pera, arremolinados todos entorno al río Cinca. También se cultivan cereales, almendras y olivas. La gran mayoría de habitantes hablan 'fragatí', una versión fronteriza del catalán, o un dialecto extraño del castellano. Se trata de un núcleo urbano alejado de cualquier centro neurálgico de negocios o servicios, atravesado por un río, rodeado de una montaña de piedra y seca arcilla y al pie del desierto de Monegros. Sólo la vieja Nacional 2 y una cercana entrada a la A2 la conectan con otras vidas. En ese contexto pero sin esas infraestructuras, Juan Arnau y su esposa fundan en 1942 Florida 135, un salón de baile de la época donde orquestas locales amenizaban las duras jornadas en el campo. Puedes leer la historia del club en este enlace o adquirir "Florida 135, cultura de club", el más que interesante libro que Mario Gistain publicó una década atrás. Saltemos ahora hacia los 90.

Como muchas de las discotecas que poblaban España hacia mediados de la década de los 90, Florida 135 seguía arrastrando la negra penitencia musical de la ruta del bakalao. El trepidante sonido mákina nutría de velocidad y tensión cada uno de los rincones de la geografía no solo catalana, sino peninsular. Canciones a 135 BPM de estribillos apitufados, interminables redobles de librería y arpegios básicos convivían todavía con viejas canciones de rock gótico, house melódico de bajo calibrado en su mayoría proveniente de Italia y viejos himnos valencianos en sesiones casi siempre predecibles. No había noche en ese tipo de discotecas en la que los residentes no acabaran sus sesiones con un hit de pop ochentero. Las coordenadas de las salas seguían girando entorno a ese sonido, en franca decadencia desde principios de los 90. Aunque esta sea la gran excepción, la transformación musical de las discotecas en las zonas rurales fue más complicada que en las grandes urbes. Son años de transición, tan interesantes en lo que concierne a la música y los espacios para disfrutar de ella como en el aspecto social.


Tanto en la zona de Cataluña como en la franja de ponent y norte de la Comunidad Valenciana, Nitsa es considerado, sino el primero, uno de los primeros clubes en adoptar las nuevas corrientes de música electrónica programando techno, house y, algo más tarde, el pujante big beat. La zona de Tarragona es la más cerrada en banda. El sonido mákina perdurará allí durante más tiempo debido a su proximidad geográfica con el epicentro del movimiento. De hecho muchos clubbers catalanes hacían su particular ruta empezando el viernes en discotecas de Sant Carles de la Rápita o Amposta, ambas ciudades muy cerca de la provincia de Castellón. En el otro lado del triángulo, Girona, ciudad fronteriza con la vecina Francia, donde la permeabilidad cultural es algo más normalizada, florecen algunos espacios interesantes. Blau o La Sala Del Cel son dos de ellos. Este último es una casa de tres plantas con terraza y piscina; en el conviven el ritmo trancero impuesto por un entonces principiante David Pastillas, una delirante sala de realidad virtual (así se veía el futuro entonces), un chillout (inédito todavía en el circuito clubber peninsular) y moda cibernética, con regueros de gente venida desde áreas turísticas de la costa brava, del sur de Francia (Toulouse era un foco constante de intercambio clubber entonces) y del norte, centro y oeste de Cataluña. Mientras tanto, las raves florecen de norte a sur y de este a oeste por toda la geografía catalana. Si en el Reino Unido, esas raves son frecuentadas por hinchas de fútbol, perroflautas y jóvenes de clase media (Simon Reynolds díxit), las que pueblan la geografía catalana reciben tanto a estudiantes y clubbers advenedizos como a jóvenes de estética skin. No es extraño ver peleas en ellas. La expansión de la música electrónica como fenómeno social es pues una realidad palpable.

Durante 1994, Florida 135 introduce algunos nombres internacionales, principalmente del sur de Francia y Alemania (el Frankfurt sound está pegando fuerte) y siempre acompañados de performances con las que no centrar el foco en la música y ensanchar la capacidad receptiva del público de la sala. J Rob, DJ Dag,  Pascal Kleiman o Jay Dee (flyer inferior) pasan por la cabina del club, entonces instalada donde después habitaría el control de iluminación de la sala. Cuando el estatus de los DJ's gana en importancia, la cabina se adecua al nuevo orden y pasa a ocupar la parte superior de la zona de la pista de baile, una posición privilegiada unos centímetros por encima de la zona de baile. Nombres de fuera conviven todavía con regulares de Valencia y Madrid (flyer superior). El pánico al cambio es manifiesto. Este flyer perteneciente a las fiestas del Pilar de 1994 va en esa línea.




Con este panorama las cosas no son fáciles. Francesco Farfa será uno de los primeros DJ's internacionales de relumbrón acorde con los tiempos en pisar la cabina. Si la memoria no me falla, esto ocurriría unas semanas antes de que lo hiciera Laurent Garnier. En ambos casos las sesiones fueron recibidas de forma tibia, con algunas deserciones y pitos del respetable en la pista. Aceptar que la música está cambiando fue duro para los habituales. El sonido hegemónico del bakalao y la mákina estaba siendo sustituido ante los rígidos oídos del respetable. Muchos no encajarán el golpe. La nostalgia se pasará a llamar fiestas "remember."


Pero corrían vientos de renovación. Florida 135 tuvo hacia 1995 un momento de transición especialmente complicado al cambiarse el sufijo "Club Sound" por el más acorde al momento "Tendenze Club." En una polémica decisión en ese momento, los DJ's residentes fueron apartados y reemplazados. Pasará a formar parte de la plantilla Tony Verdi, DJ crecido en a la vera del underground de la Barcelona olímpica, pero un completo desconocido para la mayoría en Fraga y alrededores. Las coordenadas musicales fueron adaptándose a los tiempos, pasando primero por el trance y hardbeat centroeuropeo (sonido Bonzai, Djax Up, etc) y después arrimándose ya al techno, tanto europeo como americano. Verdi aportará rápidamente frescura a los sábados de Florida 135, aunque durante esos meses se hará difícil ver el club lleno.

TerrorSound Festival, 1996
Contra todo pronóstico debido a los factores más arriba detallados y en un período de dos/tres años, Florida se aupará como una de las plazas donde mejor se escucha y baila el techno en todo el país. El hecho tiene un valor difícilmente cuantizable. Mucho que ver tiene que fuera Advanced Music quien programara la sala. Darse un paseo por su enorme parking era conocer una realidad impensable en las grandes ciudades: matriculas de coches y autobuses venidos de Pamplona, Madrid, Barcelona, Francia, Sevilla, Zaragoza, Lleida, Bilbao e incluso Valencia reflejaban algo que sólo podía ocurrir allí y en ese momento. Los paralelismos con la ruta seguían ahí, imperturbables. Nacerá también entonces el festival de Monegros. Un evento de planteamiento casi suicida (ir a bailar 24 horas con la canícula estival al desierto no es un planazo que digamos) en España se hará con la corona de los festivales dedicados exclusivamente al techno. No consigo recordar el año exacto, pero los afters se prohibirán en Catalunya hacia finales de los 90. La libertad horaria de la que gozaba la Comunidad de Aragón ayudará a que todo eso cuaje. Florida 135 podía perfectamente cerrar algunos días a las, 8, 10 o incluso 12 de la mañana. 12 horas dentro de un club en España: sí, ha pasado.



Habría que preguntarse porqué no se ha sabido mantener una programación de calidad acorde con su estatus de templo de la música electrónica. Probablemente la respuesta esté en la asimilación de las cosas. Una vez desaparecido el factor sorpresa de la novedad, desplazarse unos cientos de kilómetros con lo que ello comporta es una tarea arriesgada que condiciona la experiencia y diluye la excitación. Quizás también se trate de expectativas: dejando de lado la euforia inicial de una escena en constante e imparable crecimiento, esos line-ups estaban demasiado por encima de la realidad. En este país siempre podremos presumir de ser unos genios creando grandes bolas de nieve que terminan derretidas al final de la pendiente. Seguramente hubo durante esos años una especie de burbuja que, convenientemente estallada, ha acabado poniendo las cosas en su sitio: la programación de Florida 135 fue esos años demasiado vanguardista para una localidad de menos de 15.000 habitantes. También está el factor internet. Y otros que a buen seguro me dejo.

jueves, 28 de agosto de 2014

Severed Heads: We Have Come To Bless the House


En esta continua rueda que es el mundo editorial, Severed Heads están viviendo su particular segunda juventud. Medical Records acaba de volver a lanzar al mercado Since The Accident (1983) y el considerado su mejor trabajo, City Slab Horror ‎(1985). We Have Come To Bless the House fue single de ese disco. Proto techno oscuro y misterioso que para nada desentona en una sesión actual. Háganse con el remix de Glimmers para poder pincharlo a una velocidad menos ralentizada. El vídeo está sacado del canal de Tom Ellard, fundador de la banda.


1985 We Have Come to Bless the House

Bonus. Como otros tantos músicos, la banda australiana estuvo en el programa de Max Headroom en 1984. Este es el resultado.



jueves, 24 de julio de 2014

Apuntes sobre Kiss Me Again de Dinosaur


Antes de moverse a Nueva York, con 22 años Arthur Russell ya ha estudiado música india y ha vivido en una comuna budista en California. También ha colaborado con John Cage y Philipp Glass, ha dormido en casa de Allen Ginsberg y tiene el teléfono de Richard Hell. Cuando llega a la gran manzana en 1973 y conoce a Nicky Siano en su club Gallery, la música disco pasa a formar parte de su vida. El periodo musical más reconocible abarcará la etapa 78-81. Para 1983 su mente está en otro lugar. El norteamericano se convertirá en un habitual del underground neoyorkino, frecuentando con regularidad clubes como Paradise Garage, Barefoot Boy, The Loft o Ninth Circle, donde conocerá a Donald Murk, personaje fundamental en las sesiones de "Is It All Over My Face?" y este "Kiss Me Again." De todos los trabajos durante esa etapa, quizás sea este maxi el que mejor refleje su pico de creatividad. No parece casual. Russell se rodeó de un auténtico dream team para las sesiones de grabación, primero en el estudio de Ernie Brooks (The Modern Lovers) en Long Island y después en Sundragon Studios. En Long Island coincidirá con Tina Weymouth y Chris Frantz. Russell ensaya entonces una media de 18 horas al día la línea de bajo de "Kiss Me Again", llegando a convertirse en una molestia para los dos miembros de Talking Heads. Su mano derecha en Sundragon es Nicky Siano, con el cual tratará de dar viabilidad a la producción para que la canción tenga sentido dentro de la pista. La intención es que suene en los clubs.

Nicky Siano
Nicky Siano


Russell controla cada detalle e intenta imponer su estilo. "Arthur was a very talented musician and his arrangements were very intrincate, so the musicians respected him. But they were also a little bit like "Why do you want to do that there?" Arthur was like, "No, no, no, it'll work, it'll work! It's very good! He had to convince a couple of people that that was the way to do it" apunta Siano en el libro Hold On To Your Dreams (2009). El de Brooklyn alterna entonces su residencia en Studio 54 con apariciones en The Gallery y pequeños clubs de NY. Cuando Russell propone a Siano trabajar en "Kiss Me Again", éste todavía no ha escuchado ni una nota de la música de Russell. Tampoco ha producido nada. De hecho se especula con si fue o no Nicky Siano el primer DJ de la historia que dio el salto al estudio de grabación. Siano acepta la oferta. Será también el primero que pruebe el single en vivo. "For ages, I was playing two two-track, quarter-inch tapes of it at the Gallery, and it was getting really enormous reaction. Then the Gallery closed, and I started playing at Buttermilk Bottom. That’s when the 12-inch came out.” Seeing people dance to his music was a new experience for Russell." (1)



Durante los primeros instantes "Kiss Me Again" se presenta como una pieza estándar de discofunk. Su línea de bajo no dista demasiado de la de cualquier producción de la época. La estructura va tomando forma pista a pista: entran el bajo y la percusión. También las partes vocales. "This world is so smoky now but i see you so clear." Minuto uno y medio: "I'm a woman or a slave?" Hemos pasado ya a un nivel superior. Por un rincón asoma el trombón de Peter Zummo, por el otro saca la cabeza el saxo de Peter Gordon. La intensidad va ganando en matices. Russell nos empieza a despistar con algunos cambios de humor. En el minuto 2:02" la guitarra de Larry Saltzman convierte el plácido guión de discofunk en un espacio tenso. Se percibe el aire enrarecido. "Visions of you..." Intuimos que vamos a pasarlo mal. Hacia el minuto 3:25" entra un piano. Es Frank Owens. Será el argumento principal los próximos segundos.

Para las vocales Russell contrató a Miriam Valle, cantante latina proveniente de la banda Desmond Child & Rouge. Cuando se rompen las cuerdas en el 3:40", Valle y Owens suben en un espacio temporal de 24 golpes un tono sus notas. Es un momento importante de la canción, también el climax más claro de los 13 minutos: "Oh baby, is this the woman I want to be? The door is unlocked, the windows are open, every time the place looks best for me. I said, kiss me, kiss me, kiss me again, kiss me again, again and again and again." Reconozco que la primera vez que escuché esta parte anduve con un nudo en la garganta durante un rato largo. De repente se ha puesto el sol aunque solo se trate de un pequeño eclipse. Contemplamos unos segundos. Se abre un nuevo amanecer enfrente nuestro.

El percusionista Sammy Figueroa nos guía entonces hacia otro tramo alucinante. Se trata de un pequeño parón que sirve de punto de partida para resituarnos (4:50"). ¿Qué ha pasado? Como un coche al que se le ha acabado la gasolina pero que por inercia baja cuesta abajo, Russell vuelve a hacer progresar lentamente la estructura: precedido de varios redobles más, su cello colorea las transiciones vocales. Valle se desdobla en dos y hasta tres capas, a pesar de estar superpuestas un buen rato los espacios son permeables. En una de ellas arrea con "You tell me, you loved me, it gives me the door. You left me, you hurt me, i found that you should know..." 6:50: "visions of you, visions of you, visions of you... is this real?", estamos otra vez sin respiración. La paciencia con la que Russell ensambla estos tramos es fascinante. No hay estribillos, la estructura se retuerce, son paisajes imaginativos construidos sobre una narración que transita por la delicadeza, habita en el misterio y se comprime en la emoción. "Oh baby, oh baby, here we are again." El oyente espera la catarsis de un momento a otro. Nunca llegará. Russell y Valle nos dan a cambio una retahíla de ideas que convierten este tramo en una catarata emocional. "Am I a woman or a toy?" espeta Valle. Esperamos ir a un sitio, pero nos conducen a otro. Nos despistamos unos instantes y estamos enmarañados en Fear Of Music. Otro drum break y "Oh baby, oh baby, I want to know if this is the woman you want me to be..." Minuto 8:58", parón en seco. Poco a poco el carraspeo de guitarra de David Byrne va colocándose en un lugar destacado. Ahora sí nos quedamos sin aire. Se sabe que Byrne participó en la gestación del 12", aunque nunca sería acreditado. Extraña porque tanto Russell como Talking Heads grababan entonces para el mismo sello. Un tiempo atrás Byrne había ofrecido a Russell ser miembro de Talking Heads. Además de una negativa, de esos flirteos salió esto.

Arthur Russell descansando en mitad de unos ensayos. Foto de Tom Lee.




Los minutos que van del 9 al 13 son coto particular del autor de "How Music Works". Su manejo de la guitarra, más cerca del funk africano que de la tradición blanca, se aliena con los vidriosos violines de Henry Flint. Los altavoces ya escupen sangre. Pienso en !!!. "Tell me baby, but first kiss me. Kiss me baby, oh please! Tell me is this what you want me to be? I wanna know! Tell me!" exige ya Valle. Cuando suelta "Is this the woman I want to be? Tell me... is this what I want to be?" su voz se pulveriza en un nubarrón de ruido trasero. Byrne exprime entonces con todas las fuerzas su guitarra, sonando tan urgente como necesaria. Tenemos ganas de tirar esa puerta abajo. El último minuto es de una tensión más propia del hardcore que de cualquier engendro que haya dado nunca la música disco. La canción termina en seco. ¿Qué ha pasado con ella?

Cuando leí por primera vez la biografía de Arthur Russell siempre me llamó la atención la aceptación que "Kiss Me Again" tuvo en las pistas de baile. Según Steve d'Aquisto"Arthur would give me tapes, pieces of "Kiss Me Again". I went to Studio 54, and it was like 10.30 in the evening, there were just a few people in the place. I said to the DJ, a friend, "Would you play this, I think it's just fabulous" and they played this 12 minute tape of "Kiss Me Again" and the place flipped and danced for the entire bit." (2) A pesar de deslumbrar por todas partes, la pieza contiene demasiados giros y tonalidades para ser considerada un llenapistas. Lo fue.

"Kiss Me Again" se publicó el 15 de noviembre de 1978 y significó la primera incursión de Sire en el disco. Se vendieron 200.000 copias. Durante sus años de romance con el género, que empiezan en este justo momento y pasan por Loose Joints (1980), Dinosaur L (1981) o Felix (1984), Arthur Russell no tuvo en ningún momento la más mínima intención de reproducir ninguno de los patrones que sometían el género, entonces en su pico más alto de popularidad. Se trata de un auténtico viaje a las profundidades de las emociones en un contexto inusualmente experimental y altamente creativo, donde se manejan igual de bien los tiempos como las expectativas del que escucha. Oímos al principio a una mujer buscando -supuestamente- a un hombre. Quiere estar a toda costa con él. En uno de esos parones se escucha "are these visions real?" y empiezan las dudas. ¿Habla de un hombre o habla de algún tipo de dios? Mientras ella nos pone en la pista de las visiones, Arthur va convirtiendo la estructura en más y más imprevisible. A pesar de todo lo bueno que se pueda decir, el de Iowa no la tuvo nunca en demasiada estima: "Arthur was miserable and wasn't surprised when it didn't work. He said it wasn't very good. He was totally not interested." (3) Ese gran nivel de exigencia es lo que hace que alguien traspase la línea que divide la simple profesionalidad de la genialidad.

Referencias
(1), (1.1) Nicky Siano en una entrevista de Stuart Aitken para el número 23 de Wax Poetics, junio 2007.
(2) Declaraciones de Steve d'Aquisto en Faith Magazine 
(3) Declaraciones de Donald Murk en Hold On To Your Dreams (Duke Press Books, 2009) 

lunes, 21 de julio de 2014

Monegros 20 años atras


Te dan un flyer o una fotocopia en blanco y negro, tienes unas pistas sobre cómo acceder y a lo sumo un número de teléfono al que acudir en caso de confusión. Así nos contaba Laurent Garnier los entresijos de las raves del sur de Inglaterra hacia finales de los 80 en Electroshock (Global Rhythm, 2003).

Juan Arnau tuvo una experiencia parecida en un viaje a Francia a principios de los 90, cuando asiste a una rave. Ahí germinará el concepto musical de Florida 135 y al poco tiempo Monegros Desert Festival. Para 1995 las cosas no se han sofisticado demasiado. Así anunciaba la dirección de Florida 135 entonces su segunda "fiesta" en Monegros.


Acudieron a ese Monegros Party de 1995 unas 900-1000 personas. El cartel estaba formado íntegramente por los residentes de la discoteca oscense. Al año siguiente pasaría a llamarse The Groove Parade con ya un cartel de relumbrón marcado por el techno: Gayle San, Laurent Garnier, The Advent o JLF se dejarían caer por el desierto. Este era el pasaporte al que alude el tercer punto del flyer, sin él no se podía acceder a la fiesta.


Este pasado fin de semana Monegros acaba de celebrar su veinte aniversario. ¡Feliz cumpleaños!